Al cabo de la semana me escribe mucha gente comentándome que les gustaría recuperar el pelo pero no quieren tener que raparse. ¿Por qué? Los motivos personales por los que alguien con problemas de alopecia no quiere pasar por el proceso de trasplante y por raparse son muchos. Puede que le dé vergüenza mostrar a los demás que tiene problemas capilares, o que le resulte duro verse sin cabello repentinamente.

Sea cual sea el motivo por el cual no quieras raparte para la operación de trasplante capilar, en este post (y en el vídeo que te he dejado al inicio del mismo) te explico por qué es tan importante este paso en el trasplante.

¿Por qué no debo realizar un trasplante de pelo sin rapar?

Lo primero que debes saber es que el rapado se realiza por un motivo muy sencillo: para poder ver bien la zona a tratar. Para el equipo médico no será igual de sencillo realizar el trasplante con la zona despejada, libre de cabello, que en una donde sí haya cabello. Es decir, rapando nuestra cabeza podremos evitar errores a la hora de realizar la colocación de los grafts, por ejemplo.

¿Se podría realizar la operación sin raparnos? Sí, por supuesto, siempre que estemos dispuestos a pagar el precio y tengamos claras las consecuencias que puede tener hacerlo de esta forma.

Hay que tener en cuenta que tampoco es igual trasplantar pelo en las entradas que dar densidad en toda la cabeza, la dificultad varía mucho de una zona a otra.

¿Qué consecuencias puede tener el trasplante capilar sin rasurar?

En primer lugar, al no rasurar la zona a trasplantar se reduce el número de unidades que se pueden trasplantar. ¿Por qué sucede esto? Sencillo: al estar el cabello largo, se debe tener más cuidado durante el proceso (ya que el pelo molesta) y eso implica que la operación se alargará.

Si el punto anterior no te afecta porque tu operación es de pocos grafts, quizás este punto sí te resulte interesante. La operación será más cara. Al ser un trasplante especial, se suele cobrar más caro. Eso si la clínica está dispuesta a realizarlo. Lo normal es que, directamente, te digan que no realizan el trasplante sin rapar.

Por último, pero no menos importante, el hecho de no rasurar la zona receptora para el trasplante puede suponer que la tasa de supervivencia de las unidades trasplantadas se reduzca mucho. Estamos hablando de entre un 15 y un 20% de reducción en la tasa de supervivencia. Y teniendo en cuenta que en un trasplante el cabello donante es un bien muy limitado… no debemos reducir su supervivencia si podemos evitarlo.

¿Por qué baja tanto la tasa de supervivencia del cabello trasplantado?

A pesar de que el cabello nos protege de multitud de factores externos: el calor, el sudor, el polvo, etc., en el caso de un trasplante capilar tener el cabello largo no protege si no que estorba.

Durante el proceso de trasplante es probable que la piel sangre, puesto que están realizando incisiones en la piel de la cabeza. Esta sangre, antes o después, termina coagulándose y formando una costra que se terminará cayendo con el tiempo.

Los lavados de la zona donante posteriores al trasplante son bastante complicados debido a las heridas y las costras que se tienen en la zona. Si en condiciones normales hay que llevar mucho cuidado, imagínate si las costras llevan cabello enganchado.

Pero, además, al llevar el cabello largo la zona se puede ensuciar mucho más que con el cabello rapado. Esto implicará más lavados o el riesgo de que la zona se infecte. En ambos casos, tanto un exceso de lavados, como una infección pueden perjudicar a los folículos trasplantados.

Como ya comenté anteriormente, no será lo mismo si el trasplante se realiza solo en las entradas o en resto de la cabeza.

Conclusión

El trasplante capilar puede realizarse sin necesidad de rapar la zona receptora, pero conlleva una serie de inconvenientes que se deben tener en cuenta antes de tomar la decisión.

Este tipo de trasplante lo eligen, principalmente, las mujeres al realizar su injerto capilar ya que suelen tener más recelos a la hora de rasurar la zona.

Que se elija este método no implica que el trasplante vaya a fracasar o sea peor. Se pueden obtener unos buenos resultados con este método, aunque siempre será mejor rasurar el cabello para el trasplante.

Deja una respuesta