Como ya hemos comentado anteriormente, la lucha contra la alopecia es una batalla en la que es mejor contar con el mayor número de armas posibles. Por eso, en el post de hoy hablaremos de los tests genéticos, de sus ventajas, sus inconvenientes, su precio, etc. Pero, lo primero de todo, debemos tener muy claro qué es un test genético.

¿Qué es un test genético?

El test genético es una prueba que se realiza a nivel personal en el que analizan qué receptores, o vías metabólicas, tiene el paciente para la correcta asimilación de los diferentes productos que se utilizan para tratar distintos tipos de alopecia.

O, dicho de una forma mucho más sencilla: el test te sirve para saber si un determinado tratamiento anticaída te funciona o no. Por ejemplo, el test genético nos dirá si tenemos buenos receptores para tratamientos antiandrógenos como finasteride, dutasteride o saw palmetto. O quizás tenemos buenos receptores para los tratamientos vasodilatadores como el minoxidi,l o productos similares. Incluso para la asimilación de vitaminas como la biotina y demás.

¿En qué consiste la prueba?

El test genético se realiza mediante una prueba muy sencilla, rápida y nada dolorosa. Lo primero que debemos hacer cuando llegamos a la clínica donde nos realizarán la prueba es rellenar un historial de nuestra lucha contra la alopecia: cómo es nuestra alopecia, cómo la estamos tratando actualmente y cómo es nuestro cuero cabelludo. Después, firmaremos la autorización de la prueba y la autorización para el tratamiento de nuestros datos personales. 

Tras la parte del papeleo viene la prueba en sí. La prueba se realiza mediante la extracción de una muestra de células de nuestra boca. Para ello rasparán las paredes de nuestra boca con un bastoncillo llamado turunda. Se frota el bastoncillo contra la parte interna durante unos segundos para desprender esas células y entonces se guarda. Si se cae al suelo, la tocamos con la mano o estornudamos sobre ella, ya no vale. Estará contaminado. Mucho cuidado con esto.

Más tarde, eliminarán los elementos presentes en la muestra que no necesiten y romperán las células para descodificar el ADN. Dentro de nuestro ADN está toda la información necesaria para saber por qué sufrimos alopecia, cuáles son los receptores más activos que tenemos y qué vías de tratamiento son las que mejor van a funcionar en nuestro caso.

Entre 3 y 6 semanas después recibiremos los resultados del test, en el que nos indicarán qué receptores funcionan mejor con nosotros y cuáles no.

En resumidas cuentas: el test genético aplicado a la caída nos da un manual de instrucciones sobre nuestra alopecia.

¿Por qué te recomiendo que realices esta prueba?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: si decides utilizar, por ejemplo, finasteride para tratar tu alopecia, pero no tienes receptores para este compuesto, tu cuerpo no va a ser capaz de metabolizarlo. Lo cual se traduce en que no te va a funcionar. Por muchos años que estés utilizándolo no vas a notar mejoría en tu cabello.

Por eso, el test genético es una ayuda estupenda para elegir el tratamiento correcto para tratar tu alopecia. Te va a ahorrar tiempo y dinero en probar distintos productos que pueden no ser los adecuados para ti.

Ventajas del test genético

Una vez que hemos realizado y obtenido los resultados del test, nos podrán formular el tratamiento adecuado a nuestro caso, como una fórmula magistral concreta adaptada a nosotros.

Por ejemplo: en los resultados que obtuve de mi prueba, el cual veréis pronto, aparecieron ciertos ingredientes que, en mi caso particular, me van a ayudar a combatir mi dermatitis seborreica. Saber que estos ingredientes funcionan para mí me va a facilitar encontrar productos que me ayuden a controlarla. Esto es, sencillamente, maravilloso.

Pero no sólo te dice qué productos van a funcionar mejor contigo, también puedes saber si un producto te va a sentar mal. Por ejemplo, los que seguís mi canal de YouTube ya sabéis que el minoxidil a mí no me sienta bien, me provoca una especie de alergia en los ojos. Pues bien, ya podéis imaginar qué ha salido en el apartado de vasodilatadores de mi test genético.

Requisitos para realizar la prueba

Los requisitos para realizar el test son sumamente sencillos: durante las 2 horas previas a la realización no se puede comer ni beber nada. Esto, obviamente, incluye fumar, caramelos, chicles, lavarse los dientes, etc. Es decir, tu boca debe estar «limpia» de agentes externos para que el resultado sea fiable.

¿Sobre qué alopecias nos puede dar información este test?

El test responde tanto a la alopecia androgénetica, como a la alopecia areata y al efluvio telógeno. 

Puedes realizarte el test tanto si eres hombre como si eres mujer.

¿Cuánto cuesta realizar la prueba?

El precio dependerá de la clínica, de la ciudad donde lo hagamos y demás. Suele costar entre 150 y 300€.

Como ves, el precio no es bajo pero, dado que tu ADN no va a cambiar jamás, es un test que sólo tendrás que realizar una vez en tu vida. Si lo que te interesa es dar con el tratamiento adecuado para frenar tu caída capilar, ¿no crees que es muy interesante=

¿Con este test sólo obtienes información relativa a la alopecia?

No. Este test te puede dar mucha más información, que podrás utilizar para diferentes cosas. Por ejemplo, el siguiente que veremos nosotros será el de nutrición. ¡Estad atentos! ?


No olvides suscribirte a mis redes sociales y, si tienes alguna pregunta, házmela por ahí y trataré de responder lo antes posible 😀

Comments (4)

Deja un comentario