Cuando sufrimos alopecia y nos planteamos un trasplante capilar solemos buscar información sobre los diferentes tipos de trasplante, sobre clínicas, sobre tiempos de recuperación, etc. Lo que a veces pasamos por alto es si realmente nosotros somos aptos o no para un injerto capilar.

Para ser aptos en un trasplante de pelo y poder obtener buenos resultados con nuestra operación debemos reunir una serie de condiciones, que son aleatorias, y llevar a cabo una serie de pasos.

Qué necesitamos para ser apto para un trasplante de pelo

Debemos tener muy claro nuestro caso en concreto y ser lo más objetivos posible con nuestra situación.

1. Nuestro nivel de alopecia

La escala de alopecia desarrollada por los doctores Noorwood y Hamilton nos ayudarán a saber si somos o no aptos. No es lo mismo tener un nivel 6 que un nivel 2.

Esta escala (la puedes ver en el vídeo) nos clasificará en función de nuestro grado de alopecia y la zona donde afectada.

2. Nuestra zona donante

Cuando nos realizamos un injerto capilar, los cabellos que nos trasplantan se extraen de la llamada zona donante. Como es lógico, cuanto mejor sea nuestra zona donante mejor resultado podremos obtener tanto en la zona donante como en la zona receptora.

Una buena zona donante tiene muchas unidades foliculares por cm2, un buen grosor del cabello, varios folículos por cada folículo piloso y un color oscuro.

Si nuestra zona donante tiene poco cabello, o es demasiado pobre, podemos ser descartados como paciente  apto para un trasplante.

3. Conocer nuestra alopecia

Antes de plantearnos dónde operarnos tenemos que saber qué ha causado nuestra alopecia, si es o no tratable para que no siga avanzando una vez que nos hayamos operado.

4. Estabilizar nuestra alopecia

Conocer las causas y el tipo de nuestra alopecia es el primer paso. Tratar nuestra alopecia es el siguiente.

Por desgracia, no todos los tratamientos funcionan igual para todo el mundo. Por eso, antes de decidir qué tratamiento vas seguir deberás acudir a un buen tricólogo. El profesional te dará indicaciones para el tratamiento más efectivo en tu caso.

Recuerda que a veces esto es cuestión de prueba y error. Tendrás que probar el tratamiento durante varios meses antes de decidir si es o no el más adecuado en tu caso.

5. La clínica que nos hará el trasplante

Ahora ya sí. Después de conocer a fondo nuestro caso y de ponernos en tratamiento, deberemos buscar la clínica donde nos operaremos.

Este es uno de los procesos más complicados que existen ya que debes tener muchos factores en cuenta. El coste de la operación y dónde se encuentra la clínica tienen mucha importancia, pero no son los únicos factores que debes tener en cuenta.

Investiga sobre sus métodos de actuación, busca resultados de otros pacientes con características similares a la clínica, consúltales tantas veces como sea necesario, busca segundas opiniones en otras clínicas. Esta decisión es muy complicada y necesitas tener la máxima información posible.

No soy apto para un trasplante, ¿qué hago?

Si has descubierto que tu alopecia no tiene tratamiento, o que tu zona donante es muy pobre, probablemente te indiquen en la clínica que no eres apto para un injerto capilar. ¿Qué puedes hacer en este caso?

¡Sigue pendiente de mis redes sociales y mi canal de YouTube porque pronto subiré información para los que no son aptos para un trasplante capilar!

Deja una respuesta