Hace unos meses llegó a mis oídos que había una nueva técnica que se llamaba FUE Zafiro. A priori, parecía una nueva manera de atraer clientes, otra estrategia más de marketing para conseguir nuevos clientes. 

Qué equivocado estaba.

¿Qué es la FUE Zafiro?

Es básicamente, una mejora en la técnica  de implatación en la que se usaba el bisturí para abrir los canales donde luego se iban a colocar los folículos con los forceps.

En las últimas semanas he tenido el privilegio de ver varios casos en directo de personas que se acaban de operar con esta técnica. Y tengo que decir que los resultados son increíbles.

Con resultados me refiero a la reducción de los efectos post-trasplante: el sangrado, la rojez, la cicatrización. Todo esto ha mejorado muchísimo. A continuación, te explico exactamente en qué consiste y los efectos que he visto que tiene.

¿Qué mejoras proporciona la FUE Zafiro?

Esta técnica sólo se realiza combinada con la extracción con micro-motor, al menos de momento.

A la hora de abrir los canales, por norma general, se utiliza una cuchilla de metal que sirve para realizar las incisiones en la piel en donde luego se van a colocar las unidades foliculares. La fase conocida como apertura de canales.

Con la FUE Zafiro ya no se utiliza este con punta de metal, ahora lleva una punta de una piedra preciosa llamada zafiro.

El uso de esta punta de zafiro hace que la piel sufra menos en la operación y, con ello, cicatrice mejor y haya un menor sangrado. Los canales que se abren con la FUE Zafiro son más pequeños y esto hace que el cabello tenga menos espacio para moverse durante la fase curación. Los efectos del pos-trasplante se ven muy reducidos gracias a esto.

Menor sangrado, menor rojez, mejor cicatrización, más comodidad a la hora de trabajar la zona y menos problemas para el paciente. Todo beneficios.

Con esta técnica, el efecto visual se ve bastante reducido, siendo una mejora evidente para todas aquellas personas que no quieran que la gente sepa que se han operado. Ojo, esto depende mucho del caso de la persona. No significa que te operes y no se vaya a notar, sólo que se reduce el efecto visible que tendrías operándote con la punta de metal.

Al mejorar la cicatrización, las costras caen más fácilmente y más rápido. Esto provoca que haya menos perdida de pelo en la fase inicial de los primeros 15 días, que recordemos es cuando comienzan a caer las costras.

Al dañar menos la zona se reduce el shock-loss en trasplantes en los que haya cabello nativo.

Comments (1)

Deja una respuesta