Lo primero que tienes que tener claro es que la caída es algo normal ya que el cabello nace, se desarrolla, y muere. A esto se le llama ciclo folicular y no significa necesariamente que tengamos alopecia.

¿Por qué no se cae todo el pelo de golpe?

El ciclo folicular anteriormente mencionado es asincrónico, es decir, no todos los folículos se encuentran en la misma fase al mismo tiempo. Este ciclo se divide en tres fases:

  • Anágena: fase de crecimiento y desarrollo. Esta fase dura entre 2 y 7 años.
  • Catágena o de transición: el cabello se prepara para su renovación y suele durar unas 3 semanas.
  • Telógena: el pelo queda en fase estacionaria para volver a iniciar el ciclo del cabello y dura unos 3 meses.

¿Cuándo empieza a ser un problema la caída?

La respuesta es muy sencilla: nos daremos cuenta de que podemos tener alopecia cuando el pelo que muere y cae no vuelve a salir. Y cuando esto pase empezaremos a notar que tenemos zonas del cuero cabelludo con menor densidad capilar, que nuestras entradas o nuestra coronilla cada vez son más grandes.

Antes de asumir que tienes alopecia y empezar a consumir complementos para combatirla debes acudir a un experto para que localice la causa de la caída de tu cabello ya que puede deberse a motivos concretos que no tienen nada que ver con la alopecia típica, como estrés y otras enfermedades. 

¿A qué edad puedo empezar con la alopecia? ¿Es una cosa solo de hombres?

La alopecia no tiene una edad determinada en la que empecemos a sufrirla. Puede empezar con 15 años, con 18 o, incluso, a partir de los 30.

Tampoco es algo exclusivo de hombres, puede afectarnos tanto a hombres como a mujeres.

¿Qué tipos de alopecia existen?

A grandes rasgos podemos hablar 2 tipos de alopecia:

  • Alopecia cicatricial: en este caso los folículos han sido destruidos y, por tanto, no hay tratamiento médico posible. Solo podremos reducirla mediante un trasplante capilar, y solo en algunos casos. Los motivos de este tipo de alopecia son diversos: puede ser por enfermedad (adquirida o hereditaria), por tumores y su posterior tratamiento, por quemaduras, heridas, infecciones bacterianas, fúngicas y, sobre todo, por heridas químicas.
  • Alopecia no cicatricial: en este caso será tratable siempre dependiendo de su causa y de la persona en sí.

Dentro de las alopecias no cicatriciales encontramos la alopecia por tracción, o traumática. Este tipo de caída sucede cuando ejercemos una presión externa y fuerte a nuestro pelo, como por ejemplo cuando usamos pinzas, coletas y moños, gorras y boinas etc. Puede ser temporal o permanente dependiendo de su origen.

Dentro de este tipo también podríamos hablar de la tricotilomanía, que se trata de un trastorno psicológico donde la persona retuerce y tira del folículo provocando su caída.

Conclusión

Debemos tener claro que la caída del cabello es algo normal, siempre y cuando no notemos que el cabello que cae no es remplazado por nuevos folículos.

Deberás analizar la densidad de tu cabello para ver si se ha reducido y, si es así, acudir a un especialista para analizar los motivos por los cuales hay una menor cantidad de folículos y, a partir de ahí, ver cuáles son las opciones para combatirla.

Deja una respuesta