Los champús que hemos lanzado hace poco bajo la marca The Old Wise pueden parecer, al principio, un poco complicados. ¿Por qué? Porque no es el típico champú que estamos acostumbrados a utilizar.

Normalmente, los champús son un producto «terminado» que sólo necesitamos aplicar en nuestro cabello mojado y listo. En cambio, los champús de The Old Wise están formulados para darles lo que yo llamo un último toque antes de usarlos. Estos champús se pueden utilizar combinados con aceites esenciales. De hecho, estos champús están pensados para usarlos combinados con aceites esenciales.

¿Por qué hemos diseñado los champús de The Old Wise de esta forma?

Porque buscamos que se potencie el efecto del champú añadiendo el aceite, o la mezcla de aceites, que el usuario desee. Aunque también se pueden utilizar sin aceites esenciales, porque el champú ya lleva ingredientes para aportar un efecto al cuero cabelludo. Lo único que notarás «extraño» es que, si lo usas sin aceite esencial, el champú no huele a nada.

Michael, ¿por qué no huele el champú? Has querido ahorrarte el aroma, ¿eh? Definitivamente no. Los champús de The Old Wise no llevan aroma para eliminar un posible ingrediente químico que estropearía ese «100% natural» que los caracteriza, y para que, al añadir el aceite esencial que tú elijas, los aromas no choquen.

Así, si añades aceite esencial de menta al champú, éste olerá a menta. Si lo haces con nuestra mezcla preparada de aceite anticaída, pues olerá a menta, limón y cedro. Vamos, una delicia.

Después de esta breve introducción sobre estos champús «tan complicados» vamos a lo que realmente importa: ¿cómo usar los productos del viejo sabio? Lo primero es ver la frecuencia de lavado adecuada para nuestro caso.

Frecuencia de lavado

La frecuencia de lavado es importante porque es la responsable de que el champú funcione o no. Te doy algunas recomendaciones en este vídeo:

Cómo combinar los productos de este tratamiento

Una vez has elegido la frecuencia de lavado adecuada para ti, lo que toca hacer es elegir el ritual. Te doy unas pautas que luego debes de adaptar según veas como actúa el champú en tu cuero cabelludo:

  1. El ritual vale tanto para cualquiera de nuestro champús. Lo único en lo que se diferencian es en que cada champú se puede usar un número de veces determinado dependiendo de su función. En la descripción del producto podrás encontrar la frecuencia de uso de cada uno.
  2. Lo primero es probar el champú solo para ver qué tal funciona en nuestro cuero cabelludo.
  3. Podemos activar el champú directamente en nuestro pelo. Aplicar entre una y tres pulsaciones de champú entre las manos húmedas o en nuestro pelo. Frotar con vigor pero sin pegar tirones en nuestro pelo. Dejar actuar durante unos 3/4 minutos. Aclarar con abundante agua.
  4. Para comprobar que los aceites funcionan bien, empezamos aplicándolos poco a poco. Hacemos el paso anterior y mientras la espuma sigue en nuestro cuero cabelludo, aplicamos 4/5 gotas de aceite esencial y lo extendemos entre nuestras manos y lo aplicamos en el cuero cabelludo con un pequeño masaje con las lleva de los dedos.  Lo hacemos durante unos segundos, dejamos actuar 3/4 minutos y aclaramos con agua fría.
  5. Lo realizamos en cada lavado siempre observando que nuestro cuero cabelludo no presente rojeces o descamación.
  6. Cuando veamos que el ritual funciona, o seguimos aplicando el aceites tras espumar en la cabeza, o añadimos el aceite esencial directamente al bote de champú. La dosis recomendada de nuestro aceite esencial es de 5ml o, más sencillo, la mitad del bote. Solo necesitamos agitar bien el bote antes de usar y listo. También puedes aplicar el bote completo a la mezcla. Solo recuerda agitarlo antes de cada uso.

No olvides suscribirte a mis redes sociales y, si tienes alguna pregunta, házmela por ahí y trataré de responder lo antes posible 🙂

Deja una respuesta