La dermatitis seborreica es una afección del cuero cabelludo que nos afecta a muchas personas. En mi caso,  siendo un adolescente empecé a tener problemas de caspa (recuerdo que en mi casa nunca faltaban los champús para la caspa). Cuando llegué a la edad adulta, esa caspa evolucionó y comencé a tener caspa y grasa.

¿Qué notaba en mi cabeza? Pues como unas placas de caspa en determinadas zonas del cuero cabelludo. Una caspa amarilla muy molesta que me provocaba muchos picores. Si intentaba quitarla rascando el cuero cabelludo, sólo conseguía llevarme varios pelos a la vez…

Los champús no me ayudaban a controlarla y, si lo hacían, volvía a salir esa caspa. Con el tiempo descubrí que por muchos champús que usará, sin un protocolo correcto, de poco me iba a servir.

La dermatitis seborreica es más difícil de tratar que otros problemas del cuero cabelludo

¿Por qué es más complicada de tratar que otros trastornos capilares? Porque se deben tratar los factores que la provocan, que pueden ser varios: la caspa, la grasa, la mezcla de ambas e, incluso, un hongo que tenemos en la piel. Para tratar esto usaremos champús anti-caspas, anti-grasas, anti-caídas y un champú fungicida para el hongo.

¿Qué hongo provoca la dermatitis seborreica?

En este caso, en el cuero cabelludo tenemos un hongo que se llama Pytirosporum ovale o Malassezia furfur. Este hongo se alimenta de grasa y prolifera en la piel. Ésta, para eliminar al hongo, acelera el proceso de regeneración de la piel y por eso sale la caspa. La caspa se vuelve amarilla por culpa de la grasa y hace que sea más complicada de eliminar.

¿Cómo saber si tengo dermatitis seborreica?

Identificar la dermatitis en una persona es sencillo: tu cuero cabelludo presentará costras amarillas y tendrá eccemas, rojeces y sufrirás picores.

¿Cómo podemos tratar la dermatitis seborreica?

Dado que esta afección puede estar provocada por varios factores, deberemos atacar al hongo causante de la caspa, a la grasa y a la combinación de ambas. Por ejemplo, si estamos en una época con más caspa que grasa, tenemos que atacar la caspa. Si es al revés, pues la grasa. Para ello contamos con champús fungicidas, champús sebo-reguladores y champús para la caspa. Tenemos que ir combinándolos para intentar mantener a raya los tres focos de la dermatitis.

La dermatitis puede provocar picores, eccemas, caspa oleosa y caída de pelo. El tratamiento es complicado de explicar y puede que no funcione en tu caso. Necesitas ir probando y adaptarlo hasta que te funcione. Yo he probado muchas cosas antes de dar con lo que me ha funcionado. Veámoslo:

1º paso: mejorar nuestra alimentación

La alimentación es muy importante. Se ha mencionado en muchos estudios de alimentación que este tipo de problemas son la respuesta de nuestro cuerpo ante posibles alimentos que no nos hacen bien. Por supuesto, se necesita un factor genético para activar la dermatitis seborreica, pero la alimentación puede en estos casos, estimular estos problemas.

Desde que hace meses intento cuidar mi alimentación y seguir el movimiento Realfood, tengo mi dermatitis mucho más controlada. Esto no me lo ha curado, pero comer más sano me ayuda bastante.

2º paso: la frecuencia de lavado

Mucha gente comete el error de lavarse el pelo muchas veces a la semana. Esto puede provocar un desequilibrio de nuestro cuero cabelludo. Al menos, así ocurre en mi caso. Si abuso de los lavados, me sale más grasa en menor tiempo.

¿Qué frecuencia te recomiendo a ti que tienes dermatitis seborreica? Lavarte el pelo cada dos días o cada día y medio. Aunque esto, al final, es una recomendación y puede que en tu caso sea mejor espaciar más o menos los lavados. Tú prueba la frecuencia que creas más cómoda para ti y ve cómo actúa responde tu cuero cabelludo.

3º paso: los rituales de lavado y los champús

Para controlar la dermatitis seborreica tenemos que conseguir la mezcla perfecta de champús. Teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • El cuero cabelludo se acostumbra al champú con el tiempo. Por eso, yo siempre tengo varios para tratar cada afección. Con varios quiero decir que tengo champús con diferentes ingredientes para tratar la caspa, la grasa y la dermatitis.
  • En determinadas épocas del año podemos padecer lo que yo denomino un brote. Es decir, que podemos padecer los efectos antes mencionados pero por duplicado. Mucha caspa, mucho picor, etc. ¿Qué puedes hacer ante esto? Realizar el lavado diario y atacar con los champús la afección que tengas más fuerte. En esas semanas te recomiendo comer mejor, vitaminas, llevar el pelo corto y cuidarlo mucho. Además, durante estos días podría aumentar la caída del pelo.
  • El sudor no necesita que se lave con champú porque es agua y se va con agua. Lo que hace un champú es fijarse a la grasa, que es donde se acumula la suciedad. Al eliminar el champú con agua, eliminamos la grasa y, por tanto, la suciedad. Por eso, si vamos al gimnasio y sudamos, podemos lavar nuestro pelo simplemente con agua.

¿Qué champús recomiendo para la dermatitis seborreica?

Para el hongo que causa la caspa te recomiendo el Ketoconazol, un champú fungicida que ayudará a eliminar y evitar la proliferación de hongos del cuero cabelludo. 

Para la caspa tenemos champús suaves y fuertes:

  • Los suaves tienen una composición más suave para tratar la caspa y suelen llevar ingredientes como por ejemplo el pirionato de zinc, el selenio o  la Ciclopiroxolamina.
  • Los champús para la  caspa fuertes suelen tener ingredientes más fuertes para tratar procesos de descamación más agresivos. Por ejemplo: brea de hulla o el ácido salicílico.
  • Los suaves tienen un uso más frecuente mientras que los de composición más fuerte solo se puede usar una o dos veces a la semana. Son muy fuertes y no se recomienda abusar de su uso.

Lo complicado de la grasa es que se tiene que tratar de manera interna y externa:

  • Para tratarla de manera interna aconsejo controlar la alimentación y hacer deporte. Si comes muchos alimentos ultraprocesados con grasa y aceites refinados de mala calidad, estos pueden salir a través de los poros de tu cuerpo y provocar reacciones internas que favorezcan la caspa y la grasa.
  • Para el champú recomiendo champús de ortiga con un uso semanal de no más de 2/3 veces por semana.

Para finalizar acabamos con los champús anticaída. Pero tienen que llevar el ingrediente secreto que a mí me ha funcionado para controlar este problema: los aceites esenciales.

Llevo cerca de un año usando aceites esenciales que añado yo a mis champús y tengo que reconocer que me han ayudado a controlar este problema. He buscado los que mejor se adaptan a mis necesidades y he aprendido a usarlos y a combinarlos. La pauta es sencilla: probar unos y otros siguiendo siempre la regla de la precaución.

Te dejo el ritual que recomiendo en otro post para que este no se haga tan largo:

Post: ¿Cómo usar los champús The Old Wise?

El último paso es el cepillo de esqueleto o cepillo exfoliante. Lo que yo hago es que cuando aplico el champú y lo voy a dejar reposar, me cepillo el cuero cabelludo para ayudar a levantar las costras y que el champú haga más efecto. Puedes notar que al levantar las placas, caen pelos, es normal, algunos se han caído anteriormente pero no han podido desprenderse al quedarse atrapados en las costras de caspa.

Conclusión

Tratar la dermatitis seborreica no es una tarea sencilla. Requiere sacrificios y cambios en nuestros hábitos de alimentación. Pero, cuando encuentras el ritual de cuidado que se adapta a tu situación, la mejoría física tanto de tu cabello como de los picores y las costras merecen la pena.

Deja una respuesta